Manuel José Alcaíno: “En el mercado del arándano, las ventanas se están cerrando…”

Manuel José Alcaíno, presidente de Decofrut, es un consultor internacional reconocido por la industria de la fruta, no solamente por su experiencia y el buen análisis que hace del mercado, sino porque su mirada va mucho más allá de la sola interpretación de los datos y se atreve con mucha certeza a levantar tesis o cursos estratégicos para la industria en la búsqueda de superar los desafíos que le impone el mercado, los consumidores y la competencia.

Fuente: Blueberries consulting

“Ante todo, tenemos una industria sana, con mucho futuro, con un producto que está siendo altamente requerido, por lo tanto, la pregunta es cómo y qué cambios hacemos para situarnos en este nuevo camino que toma la industria”, aclara en su presentación “Perspectivas y Desafíos de la Temporada 2021-22 para arándanos” que dictó frente a los productores reunidos en la 6ª Convención de Agro Plant Ñuble 2021, realizada en Chillán, al sur de Chile, el pasado 17 y 18 de noviembre.

The windows are closing…

Haciendo un completo reporte de los volúmenes y comportamiento de la industria chilena, comparada con las cifras y el desarrollo de la industria internacional, Alcaíno hace un llamado a rediseñar la estrategia de desarrollo. “Esta es una industria que tuvo un nacimiento fantástico a fines del siglo pasado y luego un decaimiento no forzoso pero duro, y que debe hacer repensar las cosas” reflexiona.

“La posición cómoda que tenía Chile, colocándose entre las ventanas del término de la producción de British Columbia, en Norteamérica, Canadá, y el inicio de la nueva temporada en Florida y sus alrededores, que dejaba una ventana maravillosa que Chile descubrió y la utilizó durante largos años, ahora se esté cerrando. The windows are closing…las ventanas se están cerrando”, afirma.

“Olvídense, nunca volverán a ser número uno, es imposible”
Sostiene y explica que se fue cediendo el espacio en la parte temprana a Perú y en la parte tardía a México, en el caso de Norteamérica, y a Marruecos y España en el caso de Europa, por lo que el negocio de Chile cambió y cambió de forma definitiva, “pasando de ventanas de uso casi exclusivo a tener que competir durante toda temporada en todos los mercados”, comenta, y va más allá, asegurando a los asistentes que Chile no volverá a los primeros lugares y que más que buscar rendimiento de los cultivos en volúmenes hay que conseguir mayor rentabilidad por las mismas hectáreas cultivadas.

Chile, una industria de parcelas

“¡Olvídense…! nunca más serán número uno, eso es imposible”, advierte Alcaíno y asegura que las más de 200 mil toneladas producidas por Perú son imposibles de alcanzar por Chile, por varias razones, entre ellas por la estructura y composición de la industria, que aunque se extiende en más de 18.000 hectáreas por el país, el 54% corresponde a plantaciones de menos de 5 hectáreas y otro 33% corresponde a unidades de menos de 20 hectáreas, vale decir, casi el 90% corresponde a pequeños predios, una realidad muy diferente a la de Perú, en que la gran mayoría de sus campos son de cientos y miles de hectáreas.

“Se confirma lo que me dijo el precursor de la industria del arándano, don Víctor Moller, y es que la industria del arándano chilena es una industria de parcelas”, por lo que es muy difícil de competir, ya que cada parcela tiene sus propios manejos agrícolas, sus prácticas culturales, sus distintas variedades, su cosecha temprana o tardía, en fin, cada parcela tiene sus particularidades, lo que genera una pésima uniformidad a nivel de calidad, lo que es difícil de manejar, según su análisis.

Rentabilidad y Europa

Hay que olvidarse de los volúmenes y preocuparse de la rentabilidad por hectárea, sostiene Alcaíno, y en esta perspectiva felicita a la industria chilena por el avance en la producción de arándanos orgánicos y la derivación a congelado de la fruta que no cumple con los estándares de excelencia en calidad.

Respecto a la estrategia de desarrollo en el mercado global, el especialista internacional insiste en que se deben focalizar los esfuerzos en el copamiento del mercado europeo, que tiene un rango bastante amplio de crecimiento en el consumo y que mantiene precios muy atractivos para la fruta.

Secured By miniOrange