Hoja de ruta rusa para el desarrollo del sector de la fruta y las “berries”

La vice primera ministra rusa Viktoria Abramchenko ha aprobado una hoja de ruta para el desarrollo acelerado de la producción de fruta y berries en Rusia hasta 2023. El documento está pensado para eliminar las fuertes barreras que impiden a Rusia alcanzar la autosuficiencia en estos productos. Se dan todas las posibilidades para ello: zonas climáticas, tecnologías, inversores y un amplio mercado nacional.

Fuente: Agroberichtenbuitenland

Abramchenko ha recordado que, con un valor umbral fijado en al menos un 60% para las frutas y berries, la autosuficiencia de Rusia se estimó en un 38,7% el año pasado. Con una tasa racional de consumo de 100 kg per cápita al año, esta cifra se ha mantenido al nivel de 60-63 kilos en los últimos cinco años. Además, ahora hay escasez de recursos de alto rendimiento, instalaciones de almacenamiento modernas y tecnológicamente avanzadas, equipamiento, líneas de envasado y clasificación, todo lo cual permite conservar la cosecha y garantizar el suministro de mercancías rusas de alta calidad y seguras.

Para fortalecer la autosuficiencia en frutas y berries, es necesario abordar de manera integral la formación de todo el sector ruso de estos productos. Ello requiere la mejora de las medidas existentes de respaldo estatal a infraestructuras y el desarrollo de mecanismos para la venta de productos. La hoja de ruta incluye la introducción de tecnologías de producción intensiva, proveer al sector de tecnología y equipos modernos, además de estimular la producción y la venta de materiales de plantación de alto rendimiento y garantizar el acceso de los productos a mercados extranjeros. Además, como una de las medidas de apoyo al sector, se contempla la exclusión de las manzanas, los membrillos y las ciruelas de la lista de productos que los países en desarrollo pueden suministrar a la UEE con preferencias arancelarias. El Ministerio de Agricultura y las asociaciones del sector deberían resolver esta cuestión para finales del segundo trimestre de 2021.

Con el fin de obtener material de plantación de alta calidad, se ha previsto crear un subprograma para el desarrollo del sector viverístico y hortícola en el marco del Programa Federal Científico y Técnico para el desarrollo de la agricultura entre 2017 y 2025. También se prevé establecer coeficientes de plantación crecientes para la plantación de berries.

Anteriormente, Kommersant había señalado que el Ministerio de Agricultura estaba considerando la posibilidad de dejar de subvencionar la plantación de huertos con material de plantación importado. No obstante, por ejemplo, el Sindicato Hortofrutícola opina que financiar la plantación de huertos únicamente con material de plantación nacional, que ahora es insuficiente, o el establecimiento de factores cada vez mayores para quienes utilizan plantones nacionales, podría acarrear consecuencias negativas para el sector. En particular, esto podría amenazar con una subida de los precios del material de plantación ruso, una caída de su calidad por el descenso de la competencia y a una ralentización del ritmo de plantación de nuevos huertos.

En un principio, se presentaron al Ministerio de Agricultura tres propuestas para el desarrollo del sector: retirar el apoyo estatal a los productores que usaran plantones importados, no importar manzanas de septiembre a diciembre y aumentar las subvenciones para la construcción de cámaras frigoríficas. La primera medida es necesaria para hacer el cambio íntegro al material nacional y “no patrocinar proveedores extranjeros”, y para permitir a Rusia crear todas las condiciones para surtir al mercado de materiales de plantación locales. Ahora, los productos nacionales en este sector representan el 60-65%.

Según el presidente de la Asociación de Horticultores Rusos, es necesario dejar de importar manzanas de septiembre a diciembre porque, durante ese periodo, el mercado ruso está sobresaturado y la importación adicional del extranjero solo crea problemas de almacenamiento y venta de los productos rusos. Además, es preciso aumentar las subvenciones para la construcción de cámaras frigoríficas, del 20% actual a un 60-70% como mínimo.