EE.UU. anuncia planes para enfrentar la “amenaza” de productos frescos importados desde México

La administración Trump anunció planes para ayudar a los agricultores estadounidenses que, según dice, están ‘amenazados’ por el aumento de las importaciones de frutas y verduras de temporada de México.

Fuente: Portalfruticola.com

La Oficina del Representante Comercial de Estados Unidos (USTR) indicó que la Administración de Estados Unidos promulgará un plan multipuntos que incluye sostener conversaciones con México para discutir sus preocupaciones.

El plan llega después de las audiencias públicas celebradas en agosto en las que testificaron más de 60 personas, además de más de 300 presentaciones escritas.

“El USTR solicitará a la Comisión de Comercio Internacional que inicie una investigación de salvaguardia global de la Sección 201 sobre la medida de cuánto el aumento de las importaciones de arándanos ha causado un daño grave a los productores nacionales de arándanos”, detallaron.

También mantendrá “discusiones de alto nivel de gobierno a gobierno con México durante los próximos 90 días para abordar las preocupaciones de la industria estadounidense con respecto a las importaciones estadounidenses de frutillas, pimientos morrones y otros productos perecederos y de temporada”.

El USTR dice que trabajará con los productores nacionales para iniciar una investigación por parte de la Comisión de Comercio Internacional para “monitorear e investigar” las importaciones de frutillas y pimientos morrones. Explicaron que esto “podría permitir una investigación acelerada de salvaguardia global de la Sección 201 más adelante este año”.

Además, el Departamento de Comercio establecerá un programa de divulgación para conectarse con Southeastern y otros productores de frutas y verduras de temporada y perecederas, “para mejorar la comprensión de las leyes y procesos de compensación comercial aplicables”.

También establecerá un canal formal para que las partes interesadas “proporcionen información relacionada con los subsidios injustos para los productores y exportadores extranjeros de frutas y hortalizas perecederas y de temporada, incluidos los de México, aprovechando los esfuerzos en curso para asociarse con la industria estadounidense para identificar dichos subsidios”.

Se indicó en el plan, además, que el Departamento de Agricultura de EE.UU. aumentará el alcance dirigido a los productores de frutas y verduras de temporada y perecederas para maximizar el uso de los programas existentes del USDA; y también desarrollará una estrategia de promoción de mercado para productos de producción nacional.

También “iniciará conversaciones con los socios federales pertinentes para comprender mejor en qué medida se utilizan las importaciones de productos de temporada y perecederos para permitir la actividad delictiva”.

“El USTR, el Departamento de Comercio y el Departamento de Agricultura establecerán un grupo de trabajo interinstitucional para monitorear los productos de frutas y verduras de temporada y perecederos; coordinar según corresponda con respecto a futuras investigaciones y acciones comerciales; y brindar asistencia técnica a los miembros del Congreso en el desarrollo de la legislación sobre este tema”, informó el USTR.

“Este plan no excluye acciones e investigaciones adicionales de la Administración Trump para apoyar a los productores de frutas y verduras perecederas y de temporada”.

“La Administración se dedica a apoyar a los agricultores estadounidenses que trabajan duro en todo el país; y reconoce la importancia de preservar y mejorar un suministro de alimentos diverso y de cosecha propia”.

Algunos productores estadounidenses, particularmente en el sureste, se han quejado durante mucho tiempo de lo que describen como competencia desleal de las importaciones mexicanas; pero críticos como la Asociación de Productos Frescos de las Américas (FPAA) dicen que sus afirmaciones son infundadas.

En un comunicado, la FPAA describió el plan del USTR como una “acción políticamente motivada” que “socava directamente el nuevo Acuerdo entre Estados Unidos, México y Canadá, posicionando a EE.UU. como un socio comercial poco confiable pese a los acuerdos comerciales que negocie”.

“México es nuestro mayor socio comercial, con un clima ideal para frutas y verduras frescas”, destacó.

“Lamentablemente, la política partidista no tuvo en cuenta los mejores intereses de los agricultores estadounidenses, las empresas estadounidenses y los consumidores estadounidenses que probablemente verán un aumento en los costos de los alimentos y una reducción general de las exportaciones agrícolas. La queja se basó en una campaña de propaganda intencionalmente engañosa de los productores de Florida y Georgia sobre la retórica sin datos que respalden sus afirmaciones”.