Cómo la Cámara de Comercio Chileno-Americana de Filadelfia apoya la industria agrícola

Como la mayoría de las otras organizaciones en Estados Unidos, la Cámara de Comercio Chileno-Estadounidense de la Gran Filadelfia (CACC por sus siglas en inglés), se ha visto muy afectada por la pandemia de Covid-19.

Fuente: Portalfruticola.com

La principal fuente de ingresos de la organización sin fines de lucro, sus eventos, fueron cancelados este año o se movieron a una plataforma online, lo que generó grandes desafíos para una entidad que ha sido una de las principales impulsoras de las importaciones desde Chile a algunos de los puertos de entrada más importantes de EE.UU, como la Costa este.

PortalFrutícola.com habló con Christina Lista, Directora Ejecutiva de la Cámara, y Miriam BorjaFisher, Gerente Senior de Desarrollo Comercial para Western Fumigation y Tesorera de la Cámara, para saber más sobre el trabajo crítico de la organización, las dificultades que ha enfrentado en los últimos meses y lo que ha planeado para el futuro.

“Esta cámara realmente fue construida por los importadores y proveedores de servicios aquí, porque necesitaban un lugar para reunirse y ayudar a la industria a expandirse, especialmente a través de abogacía con los reguladores gubernamentales”, explicó Borja-Fisher.

“La Cámara está muy centrada en los negocios y, como grupo de empresas estadounidenses que se acercan a agencias como el USDA y la FDA, la Cámara y sus miembros son excelentes facilitadores del progreso”, agregó.

Fundada en 1988, la Cámara tiene como miembros a importadores y otras organizaciones involucradas con la importación de productos chilenos a través de los puertos de entrada en el sureste de Pensilvania (Puerto de Filadelfia), el sur de Nueva Jersey (Terminal de Gloucester) y Delaware (Puerto de Wilmington).

Esos puertos juegan un papel muy importante en el comercio chileno, recibiendo colectivamente alrededor del 70% de todas las importaciones de fruta a EE.UU. desde el país sudamericano.

“Nuestros miembros son todos competidores, pero se unen bajo la cámara por una causa común”, dijo Lista. “Y así a través de la Cámara mantenemos los fuertes lazos entre Chile y esta región”.

Borja-Fisher agregó que “incluso ahora que han habido nuevos mercados que se han abierto a Chile, creo que los fuertes lazos entre la región de Filadelfia y Chile siguen siendo extremadamente fuertes”.

“Estamos muy conectados con ASOEX (la asociación chilena de exportadores de frutas), y tratamos de ir todos los años a reunirnos con los exportadores, productores y las diferentes organizaciones”.

Apoyando a la industria frutícola chilena en tiempos difíciles

Durante las últimas décadas, la cámara ha planteado la causa de las exportaciones chilenas en muchos temas clave que podrían haber tenido un gran impacto en el comercio.

“En 1989 cooperamos con el gobierno chileno durante el susto de la uva”, señaló Lista, refiriéndose al incidente que involucró a dos uvas de Chile que supuestamente se encontraron contaminadas con cianuro. “También ayudamos a facilitar la exención de Chile de la Ley de Bioterrorismo de 2002”.

Esa ley, implementada después de los ataques del 11 de septiembre, implementó restricciones adicionales a cualquier país que exporta alimentos a Estados Unidos y habría interrumpido significativamente las exportaciones de frutas chilenas.

ASOEX en ese entonces pidió ayuda a la Cámara. Borja-Fisher y otros miembros de la Junta Directiva de la Cámara lograron que los ejecutivos de ASOEX recibieran una audiencia con la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) responsable del fallo para demostrar que Chile ya contaba con sistemas de control lo suficientemente estrictos.

“Logramos que Chile se convirtiera en el primer país en quedar exento de ese requisito. Así que esa es una forma muy concreta en la que hemos ayudado a la industria en el pasado”, detalló BorjaFisher. La Cámara también intervino a fines de 2013, cuando el Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA) estaba a punto de suspender las importaciones de arándanos chilenos por la prevalencia de la polilla de la vid europea (Lobesia botrana). Con su ayuda, el USDA acordó continuar permitiendo las importaciones de arándanos siempre que fueran fumigados.

“Así que la Cámara ha sido extremadamente beneficiosa. Tenemos muchos ejemplos a lo largo de las décadas de cómo hemos ayudado a Chile en el frente regulatorio cuando las cosas se habrían vuelto muy difíciles y el mercado podría haber sido inaccesible para ellos”.

Lista agregó que “también tenemos un gran alcance aquí en nuestra comunidad. Estoy trabajando constantemente con diferentes socios, como el Departamento de Comercio de la ciudad de Filadelfia y el Maritime Exchange para el río y la bahía de Delaware, y así todos podemos colaborar juntos”.

“Siempre sucede que cada vez que se plantea un problema, todos nos unimos para apoyar a Chile”.

Desafíos de Covid-19 y eventos futuros

Este año ha sido particularmente difícil para la Cámara, ya que se financia principalmente a través de eventos que en los últimos meses se cancelaron en medio de la pandemia de Covid-19.

“Tuvimos que cancelar nuestra cena anual Experience the Taste of Chile. También teníamos planeado el décimo aniversario de la recepción de verano para redes de negocios internacionales, para mediados del verano, y creo que tenemos que considerar todos nuestros eventos hasta fines de 2020 al menos virtuales o completamente cancelados”, dijo Lista. “Así que hubo una gran pérdida de ingresos para nosotros”.

Afortunadamente, la Cámara contó con un importante apoyo de la Diamond State Port Corporation de Wilmington, Delaware, que contribuyó con USD 45.000 para compensar la pérdida de ingresos por los eventos cancelados.

Pero a pesar de que la Cámara no ha podido organizar eventos en persona y unir a la comunidad como lo hace habitualmente, ha realizado una programación virtual, como una asociación reciente con ProChile, quienes hace poco abrieron una filial en la ciudad, y la Ciudad de Filadelfia para realizar un seminario web que promueva la industria de IT de Chile como parte del B PHL Innovation Fest.

“Además de eso, he estado trabajando muy de cerca con el departamento de agricultura de la Embajada de Chile, donde hemos tenido reuniones virtuales con varias asociaciones comerciales chilenas, tratando de averiguar cómo podemos asociarnos para capitalizar la plataforma de la Cámara aquí y cómo podemos seguir promocionando los productos chilenos en la región de Filadelfia y servir como un socio virtual para ellos “, dijo.

Recientemente, la CACC organizó un seminario web en asociación con Chile, un país digital, titulado “Por qué los servicios de TI de Nearshoring son la mejor opción AHORA” y se encuentra en medio de la planificación de su Taller anual de frutas frescas, que será virtual este año.

Para obtener actualizaciones, visite el sitio web de la Cámara en caccgp.com.