Ernst & Young: Diferencias entre tendencias y modas pasajeras de consumo de productos frescos

Las preferencias de los consumidores pueden oscilar entre modas pasajeras y tendencias. Para que los agricultores puedan aprovechar las demandas de los consumidores, deben ser capaces de distinguir entre lo que es una moda del momento y un cambio significativo, afirma Rob Dongoski, responsable de alimentación y agricultura de Ernst & Young.

Fuente: Simfruit

“Se trata de un gran reto en agricultura, ya que lleva mucho tiempo cambiar de rumbo”, afirma. “Realmente hay que encontrar primero el mercado final”.

Como socio de Ernst & Young, Dongoski cuenta con más de 20 años de experiencia al servicio de clientes de los sectores de la alimentación y la agroindustria. Trabaja con varias empresas de Fortune 500, Global 1000 y privadas en funciones de asesoramiento y transacciones.

Al ayudar a los clientes a desarrollar estrategias de crecimiento, completar transacciones de compra y venta y liderar importantes transformaciones empresariales, Dongoski tiene su pulso en algunas tendencias clave. He aquí tres que, en su opinión, los agricultores deben vigilar.

Los consumidores quieren alimentos frescos y sin complicaciones. En general, dice Dongoski, los consumidores están empezando a cambiar a dietas con más alimentos frescos y alimentos con ingredientes limitados. “Son cosas que están en el perímetro del supermercado”, afirma.

El kilometraje de los alimentos se está generalizando. En la última década se ha hablado mucho de lo local en términos de tendencias de consumo. Dongoski afirma que ahora es la corriente dominante. “Los consumidores hacen un seguimiento de los kilómetros recorridos por los alimentos: ¿cuánto tarda una fresa en llegar a mi supermercado? 1.800 millas no suenan muy local”, afirma.

Las generaciones más jóvenes están dispuestas a pagar más por los alimentos. Según Dongoski, los baby boomers y la Generación X tienen una visión distinta de la comida que sus homólogos más jóvenes. Mientras que las generaciones mayores no están dispuestas a pagar más por alimentos orgánicos o cultivados de forma regenerada, la Generación Z y los Millennials sí lo están.