En diciembre podría producirse una brecha entre los arándanos peruanos y los chilenos en EE. UU.

La oferta de arándanos peruanos es buena en estos momentos, aunque el próximo mes el mercado podría ser reducido.

Fuente: Fresh Plaza

«La cadena de suministro desde Perú ha sido bastante fluida desde principios de octubre hasta ahora. Creo que hubo un aumento de los contenedores que llegaron y el mercado finalmente se ha estabilizado. Ahora mismo hay mucha oferta», dice Joshua Minton, de Frank Donio Inc., en Hammonton, Nueva Jersey.

En general, la cosecha peruana, que suele enviarse de septiembre a diciembre, sigue creciendo anualmente. «La fruta es cada vez más madura y el rendimiento es cada vez mayor», dice Minton. «Este año estamos viendo llegar unos arándanos Ventura realmente grandes, firmes y sabrosos, una variedad que normalmente se descuidaba». Actualmente los envíos se han trasladado a las variedades Biloxi y Emerald y Perú terminará con la variedad Atlas. «Perú se ha convertido en una potencia y podría hacer envíos durante mucho tiempo».

Arándanos de diciembre

De hecho, algunos productores este año podrán hacer envíos después de diciembre. La temporada pasada, Perú envió hasta los primeros días de febrero y algunos incluso llegaron a marzo. «Perú no quiere competir con Chile, que tiene un pico en enero y febrero con un precio que es estable pero un poco más bajo», señala Minton. Eso se compara con los precios más altos que Perú ve generalmente en septiembre y octubre, cuando la oferta local ha terminado en gran parte. «Pero este año hemos oído que los volúmenes que salen actualmente son limitados, por lo que diciembre será un mercado potencialmente ajustado con una posible brecha entre Perú y Chile», continúa Minton.

Paralelamente, Chile ha comenzado con algo de producción en las zonas del norte. «Pero el producto empezará a llegar alrededor de la primera semana con algunos volúmenes más grandes», expresa.

En cuanto a la demanda, Minton señala que es similar a la del año pasado y que ha sido fuerte en toda la oferta peruana. «Hay mucho movimiento. El volumen ha subido un 30% y el movimiento no se ha ralentizado en absoluto, lo que hace evidente que los retailers han sido capaces de promocionar bien el producto», dice.

Más espacio para los arándanos

En las últimas dos o tres semanas, la disminución de la oferta y la calidad de las fresas de California, debido a las recientes lluvias, ha hecho que también haya más espacio para los arándanos en las estanterías. «Pero hemos oído que México va a enviar fresas. Si eso ocurre, los estantes de las tiendas tendrán menos espacio para los arándanos. Sin embargo, los consumidores estadounidenses consumen arándanos a diario, así que no creo que la demanda disminuya. Será cuestión de espacio en las estanterías», añade el experto.

Para satisfacer esa demanda general, la propia Frank Donio está estudiando ampliar su programa de productos ecológicos. Aunque actualmente ofrece envases convencionales de 450 g y clamshells de 170 g de arándanos, también tiene la capacidad de hacer lo mismo con los productos ecológicos. «Nos esforzamos por conseguir una etiqueta ecológica TopCrop durante todo el año con nuestros contactos en Perú y Chile, y también en EE. UU.», explica.

Por otro lado, los precios se han estabilizado, aunque la fruta más grande y firme está obteniendo precios más altos. «El precio de Perú no es mayor que el del año anterior; la pandemia ayudó a las ventas del año pasado», concluye Minton. «Ahora la gente sale más y gasta menos en las tiendas de comestibles. El año pasado llegó menos fruta de Perú, por lo que los precios fueron mucho más sólidos».

 

Secured By miniOrange